jueves, 12 de agosto de 2010

Y SE LO COME EL TIGRE (HISTORIA DE SAN JOSÉ DE BOLÍVAR)

Por: José Antonio Pulido Zambrano
Individuo de Número de la Academia de Historia del Táchira

En el año de 1984 la población de San José de Bolívar se despertó conmocionada, un depredador andaba por la zona haciendo desastres, matando el ganado holstein y muchos perros de cacería. Las noticias que llegaban eran alarmantes y llenaban de zozobra al poblado. Llegaron a desaparecer unos aldeanos vía pregonero, y en la aldea “Las Palmas” sólo se encontraron unas botas de caucho de una de las víctimas. Otro de los comentarios era el que el depredador había devorado un toro semental en cuestión de instantes.
El depredador era un tigre, que según la voz del pueblo, había escapado de un zoológico de Capacho. Aunado a este peligro, un grupo de vecinos entre quienes aparecen: Ceferino Roa, Gilberto Roa, Pedro Pulido Parra, Luís García, entre otros decidieron ir tras la huella del monstruo. Y por muchas noches esperaron en el asedio al tigre. 
Fueron muchas las noches que en vigilia esperaron al monstruo, y el día que el tigre fue casado, no con armas, pues parecía que las balas no le hacían daño. Tuvieron que colocar carne envenenada y así fue como cayó la fiera. 


Instantánea de la época donde aparece Gilberto Roa con el tigre y sus ahijados: 
Nixón, Pedro Alexander y José Antonio Pulido Zambrano.

El espectáculo fue llevado al pueblo, y por todas las calles de San José de Bolívar fue mostrado el animal, nunca visto antes en la zona.
El tigre fue llevado en un camión por las distintas calles de San José de Bolívar, muchos tenían miedo de acercársele, aún después de muerto. Luego su cuero duró por mucho tiempo en exhibición en la casa de Doña Diomira de Roa.