miércoles, 7 de julio de 2010

LOS ASTRONAUTAS DEL RÍO BOBO (Misterios de San José de Bolívar)

Por: Elvidio Márquez y José Antonio Pulido Zambrano


El ufólogo Elvidio Márquez
frente a la quebrada del sitio conocido como "El Encierro"
donde han visto seres luminosos en tiempo de crecidas de ríos y quebradas

Los Objetos Voladores No Identificados que muchos autores consideran un mito de la era espacial, después del lanzamiento (ficticio) del hombre a la luna, son en realidad un fenómeno mucho más antiguo. En días pasados nos fuimos detrás de un mito que recorre una de las quebradas de la aldea Los Paujiles, específicamente en el lugar llamado “El Encierro”, en la catástrofe de 1996, fue vista en la montaña cercana al lugar llamado el mazamorro, un objeto que irradiaba luces, y por mucho tiempo fue visto en el caño de la quebrada, un ser luminoso. En esos días se pensó en turistas con linternas, otros vieron en esa imagen a la diosa del agua: Babú, otros decían que era un fantasma de un vecino que se había ahogado en aquel río, una de las informantes nos decía, que eso era un ángel.


Los aldeanos hablan de seres alargados y luminosos


La quebrada de "El Encierro" en la aldea Los Paujiles,
allí han visto al ser luminoso que llaman "el espíritu de las aguas"
o Babu

¿Turistas, fantasmas, ángeles? Ante que misterio nos encontrábamos. Por ello decidimos aceptar el reto, invitamos al Ufólogo barquisimetano Giovanny Francesse, experto y apasionado del Fenómeno OVNI, para que nos ayudase. A una de las conclusiones que llego el experto es el nombre de "Babu", que se asemeja a "Baba", otro ser con características similares que ha sido visto en los caños de los llanos venezolanos.
Como decíamos a principio este es un fenómeno que ha existido siempre. Ya en el primer siglo de nuestra era, el escritor romano Julios obsequens habló de “globos áureos” y de “escudos de bronce ardiente” que surcaban los cielos de su época.


El Ufólogo Giovanny Francesse y el historiador José Antonio Pulido
al fondo la cascada de "El Encierro"

A la luz de lo poco que sabemos actualmente, volvemos a reconocer los mismos objetos a lo largo de toda la historia del hombre; el astrónomo Haley, en el siglo pasado, dejó documentos que describían las características de sus trayectorias; en el Renacimiento, Gottfried Kirsh, astrónomo de Leipzig, vio un globo luminoso; Mateo de París, en 1239, vio en 773, cronistas y hombres sabios de todos los tiempos, consignan haber visto objetos de este tipo. 
No somos ajenos a los fantasmas obscuros del error. Sé que ahora mismo sobre estas líneas usted deje el escrito, porque le parezca poco interesante, incluso nada educativo, hasta un tanto fantástico. Pero, a pesar de ello, correremos el riesgo. 
A estas alturas, y después de escuchar testimonios de varios aldeanos, queremos dejar por escrito los mitos, leyendas, historias, testimonios - con absoluta certeza - que los mal llamados ovnis pueden existir en San José de Bolívar.



Profesor e historiador Horacio Moreno con ídolo indígena prehispánico
hallado en las cercanías del pueblo de San Simón - Estado Táchira

Por otra parte - siguiendo con el marco contextual de este estudio - leyendas, tradiciones populares de la Edad Media y aun canciones hacen alusión a las naves voladoras. Una canción de la antigua Inglaterra por ejemplo, narra que Jesucristo llegó a tierras inglesas en una nave voladora. Así mismo una ingenua leyenda irlandesa describe el paso de una nave voladora por encima de un convento; los buenos frailes vieron descender a uno de los tripulantes, quién bajó, nadando en el aire, a recoger el ancla que se había enganchado en el campanario. También en los llamados “libros de caballería” aparecen con frecuencia alusiones a naves mágicas. El famoso Gulliver, de Jonathan Swift, conoce en sus viajes la ciudad voladora de Laputa, poblada de científicos distraídos, la cual era movida hacia arriba o abajo, apuntando la dirección deseada un gigantesco imán (¿intuición de alguna supuesta antigravedad?).


La Diosa Babú según el mito indígena en San José de Bolívar es raptada por las estrellas
y luego devuelta en forma de lluvia


Diosa Babú o "Diosa de las aguas" de San José de Bolívar

Como se observa, existe una continuidad histórica y literaria de las naves desconocidas. Además, cada día que pasa los astroarqueólogos descubren alguna nueva prueba o un testimonio. 
De igual manera pinturas antiquísimas, representando seres con un aspecto semejante al de los actuales astronautas, han sido halladas en el Sahara y en el norte de Japón; algunas pinturas en tumbas japonesas de la ciudad de Yamaga representan claramente platillos voladores. Y del mismo modo, en antiguas jarras de alfarería aborigen suramericana aparecen decoraciones que representan dentro de naves que lanzan fuego sobre los cielos de la selva. Ejemplo palpable la Tumba de Palenque.


En San José de Bolívar se tienen testimonios escritos del hallazgo del esqueleto de un gigante, cuyo cráneo era de grandes dimensiones. Así mismo hace tiempo, el señor Antonio Santander en el lugar de Las Perdices, carretera entre el Zumbador y Queniquea, comento que un anciano le dijo que años atrás por donde pasa la carretera había transitado un carro que votaba muchos colores, al cual identificaron como el carro del diablo que llevó a Don Ernesto Santander al pueblo. ¿No pudo ser este carro un Ovni, que en cuestión de segundos trasladó a Don Ernesto al pueblo? El camino querido lector nos lleva a Los Paujiles, síganos:


Rostro de una niña de la aldea Los Paujiles, lugar donde se dice aparece el extraño ser de luz en las distintas quebradas de esta comunidad.
Los niños de esta aldea tienen un antiguo juego, que jugaban en el pasado muchos de sus padres, la batalla contra los hombres sapos, representados en una mata de la zona llamada o conocida como el Bayo. 


De donde viene este ancestral juego y porque enfrentarse a seres con apariencia de animales, será esta una herencia que quedó de nuestro mundo aborigen, y aún hoy el hombre blanco no le ha dado respuesta.

Así mismo en la zona aparece un árbol el cual es conocido como “La serpiente”, al acercarnos a dicha planta constatamos que su porosidad se asimila a este animal, los aldeanos señalan que esos seres vienen del agua. ¿Acaso el mito de Babú, no es eso? Un mito fundacional que nace en el agua. Bueno, a San José de Bolívar lo llaman el pueblo de las aguas.


Palo serpiente


Los hombres culebra de Los Paujiles

El ufólogo Giovanny Francesse esta convencido de que “El Encierro” es un lugar de mucha energía cósmica, por lo que podría ser el lugar para una puerta sideral de los mundos paralelos. En el transcurso del viaje se encontraron 7 cascadas, este número encierra el concepto de perfección. Además esa aparición de un ser de luz, coincide con relatos similares en otros lugares del planeta. 
¿Qué significado tiene la continuidad de estas pruebas y tradiciones? ¿Qué clase de invasión puede suponerse de su constante presencia entre nosotros? Se pregunta Francesse. Nada puede decirse al respecto, excepto que los actuales Ovnis y sus tripulantes tienen mucho que ver con algunas tradiciones antiguas de la humanidad. ¿Por qué en el mito de Babú, la misma asciende a la divinidad, como ocurre con María o Isis en los egipcios?


En la imagen, Elvidio muestra una Concha de Orumu, con la que los niños juegan señalando que son monstruos que devoran a los hombres. De donde nació esta idea. Nadie recuerda. Sólo recuerdan los habitantes de Los Paujiles, que siempre ha estado ese pensamiento. Porque comparar esa concha velluda con un monstruo, acuático, que reposa en el inconciente colectivo que el hombre de hoy no recuerda. 
Hoy los rioboberos buscan por Semana Santa una planta que dieron los Dioses a los aborígenes, se trata del Palmito, una planta que dicen los habitantes sabe a pollo. ¿Qué Dioses bajaron a este valle y enseñaron esta planta al aborigen?


Planta de Palmito

Para Giovanny Francesse, los extraterrestres, tanto antiguos como modernos parecen seguir imitando a las hadas, los duendes, los ángeles. El ser luminoso que aparece en la cascada puede ser una entidad de luz que aún no ha logrado materializarse, o puede ser que la séptima cascada sea la puerta a ese otro mundo paralelo que buscan los parapsicólogos y ufólogos este mundo. 


Ufólogo Giovanny Francesse


La pregunta queda: ¿Astronautas alienigenas en San José de Bolívar?