martes, 27 de julio de 2010

EL MANUSCRITO DE JOSÉ SATURNINO PEÑALOZA (COMPLETO)



Niño de la Escuela Regina de Velásquez interpretando a Don Saturnino Peñaloza en una obra de teatro alusiva a la fundación del pueblo.

Transcrito del original por José Antonio Pulido Zambrano.

Datos suministrados al señor Don Tito Lino Méndez a fin de ver si necesita sacar algo de ellos para una Obra Histórica que se propone hacer, por José Saturnino Peñaloza. (1)

1931.



Día domingo del mes de noviembre del año de mil ochocientos ochenta y dos, presentose una contienda entre queniqueos (Así llaman todavía a los vecinos del Municipio Sucre) y Rioboberos (que así llamaban a los de este lugar) quizá por asunto de partidos, pues fue una riña seria de bofetadas, garrotazos, plan de machete, golpes de piedra, tiros de revolver y de trabuco que los disparaban respectivamente un riobobero y un queniqueo pero tan desacertadamente que el primero solo hirió a un señor de nombre Gregorio Uzcategui, a quien otros también le dieron planazos, machetazos y puñetazos, habiendo favorecido aquel día – milagrosamente la vida –, y un guaimaro de un disparo del trabuco que se le introdujo a Pedro Pulido (2), que era el del revolver, por un tobillo. El hombre del trabuco fue José María Moreno, hombre bueno e inexperto, sobrino político de Don Francisco Méndez (3) (Griteño) Jefe Civil por aquella época de la parroquia Sucre. Los adictos a este fueron los expresados Uzcategui y Moreno – Uzcategui era de Guanare (4) de La Grita – Daniel Escalante, Don Timoteo Escalante (5) Secretario de Don Pancho, y padre de los doctores Diógenes y Santiago Escalante, Silvestre Sánchez – quién recibió un golpe de piedra que desde aquel día ha venido gibado por tal causa, único superviviente de los mendistas, Juan María Useche (6), Justo Roa, Asunción Contreras, Juan de Jesús Ramírez, Asunción Roa; Carlos Roa (7) y otros más; y por parte de Don Ramón de Jesús Pulido (8) fueron sus hijos: Juan Epifanio, Domingo, Pedro, Cipriano y Fabián Pulido (9). Evaristo Peñaloza, Asunción Moncada, Nicomedes Araque, José Isaías Vivas, José de los Ángeles Escalante, Raimundo Sánchez Sánchez, Eduardo Moreno, Arsenio Escalante y José Saturnino Peñaloza (10). Ambos cuerpos contendores salieron casi en su totalidad con las carnes desgarradas unos y contusos otros; y triunfantes los Rioboberos. De los de Don Ramón de Jesús Pulido también habían queniqueos, y sólo existen de estos Asunción Moncada, José Isaías Vivas, Raimundo Sánchez Sánchez, José de los Ángeles Escalante, Arsenio Escalante y José Saturnino Peñaloza. El gobierno por este respecto mando a Río Bobo, por Queniquea un cuerpo regular de tropa al mando de un General de apellido Matamoros (quizá de nombre Ignacio). En Queniquea fueron muy mal tratados por este Jefe los señores José Cristóbal Escalante y Pedro José Contreras sin causa justificable; pero en Río Bobo no hubieron males. Por el camino de El Portachuelo (11) bajó el Jefe dando su recorrido con su fuerza, al río Sanantonio y trepando a la mesa de este nombre siguió a Las Mesitas y Caricuena a Mesa de Guerrero y por el camino de este lugar llegó a La Colorada (12) a casa del señor Venancio García, donde pernotó, racionó su gente y pasó la noche, y al día siguiente, pasando por donde es hoy (hoy) el plano del municipio San José de Bolívar (13) volvió a Queniquea.

A poco tiempo fueron presos, por una comisión que vino de aquel lugar al mando de Gaspar Carrero tres de dichos Pulido y llevados a la Cárcel de San Cristóbal donde permanecieron algunos meses.

Habiendo pasado estos acontecimientos, Don Ramón de Jesús que había aborrecido a Queniquea y poniéndose mal de su salud, después de haber hecho un viaje a Mérida con el Coronel Evaristo Peñaloza, - seguramente a politiquiar – pues Don José Gregorio Pulido y Simón Araque también fueron en comisión, un poco después, con algunos recaudos de Don Ramón de Jesús a Mérida, que por aquel tiempo mandaban en esta ciudad y en Trujillo – Secciones del Estado Los Andes – los Araujo (14). Estos hubieron de alimentar con mentiras a esos otros hombres sin cautela.

El león de la cordillera andina

Estas a no ser otras, hubieron de ser las bases del poblado San José de Bolívar.

Dispuso, pues Don Ramón de Jesús Pulido – y esto si fue cuerdo – que se edificara una Iglesia y Cementerio, cuyos trabajos debían seguirse muy pronto y con actividad para él ser tierra de este lugar, pues había jurado no volver a Queniquea. Y para el efecto convocó a los principales vecinos de la Aldea y con el beneplácito de todo sellos se dispuso llamar al Presbítero Fernando María Contreras (Este fue tío del Gral. Eleazar López Contreras), Cura de Queniquea para ver si el aprobaba aquella disposición. El Cura vino, aplaudió la resolución y todos dirigieron como Patrón a San José, añadiendo además que el nombre de la Aldea sería de aquel día en adelante “San José de Bolívar”; que la Iglesia se haría donde había sido la anterior, que hicieron los primeros fundadores, por no tener que pedir permiso al respectivo superior Eclesiástico, -objeto el Padre por ser seco el terreno y más adecuado, y no donde pensaba que se hiciera Don Ramón de Jesús Pulido, que ya había mandado rozar hacia el punto que hoy se denomina El Topón, y todos aprobaron como era obvio lo dicho por el Prelado.

Estando en este alborozo, los vecinos del lugar, llegó el Gral. Adolfo Fragines, Jefe Civil del Distrito La Grita para entonces, quien vino a esta Ciudad a desempeñar la Oficina Telegráfica viniendo junto con él Don Pantaleón Contreras. Muy grato fue para los Rioboberos la visita de estos señores que se presentaban en tan solemnes momentos.

El señor Gral. Fragines con entusiasmo, y en tiempo oportuno, trazo los límites provisionales del a Aldea, ofreciendo ayudar a gestionar el asunto para poderse llevar a efecto el trabajo legal. Los límites fueron: Del punto llamado El Aliñadero de Simusica se sigue por la Cima del cerro llamado de La Cumbre y por el punto denominado El Portachuelo a la confluencia del Riobobo con el río Samparote, aguas abajo hasta el desemboque de estas con el río Uribante siguiendo aguas arriba hasta la derechura de la Cuchilla Arrabalosa y límites con Pregonero, siguiendo por dicha cuchilla y límites al saliente del río Sanantonio, buscando siempre los límites con Pregonero a encontrar por este punto la limitación de los terrenos de La Grita hasta el punto de partida.

Duraron algunos años estos límites, habiendo perdido por negligencia la ayuda ofrecida por el Gral. Frágines, y luego el Municipio Sucre, que siempre ha procurado echarle a este su vecino la peor parte, los cercenó dándolos muy mal dados, dejándonos la Aldea muy reducida y casi sin terrenos feraces (15); ya sí seguirán estos límites hasta que venga una Legislatura concienzuda y justa que de la limitación conveniente de este humillado Municipio. Pues, son tan reducidos los límites existentes que por el occidente del poblado, de la esquina del pie de la plaza, de la casa del señor Felipe Noguera al Ríobobo, que es el límite con Sucre habrá próximamente trescientos metros.

Se firmó el acta correspondiente (la cual fue perdida) por Don Ramón de Jesús Pulido y sus seis hijos: José Gregorio, Domingo, Juan Epifanio, Pedro, Cipriano y Fabián Pulido; José Jesús Vivas García, Evaristo Peñaloza, Eufrasio Pulido, Antonio Bernabé Vivas, Miguel Francesconi, Felix Peñaloza, Toribio Zambrano, Rafael Chaparro, Rafael Contreras Duque, Leonardo Chacón, José de la Cruz Zambrano , Vicente Méndez, Lúcas Zambrano, José Isaías Vivas, Nicudemes Araque, Ramón Méndez Méndez, Cornelio Carrero, Antonio del Rosario Rojas, Joaquín Zambrano, Arístides Moreno, - quien reemplazo a Concepción Araque en la Jefatura de Aldea – Jesús Guerrero, Cosme Méndez, José Ramos Urbina, Ángel María Olivo, Ramón Guerrero, Juan José Vivas, José de los Ángeles Guerrero, Simón Araque, Esteban Chaparro, Juan José Guerrero, Francisco García, Ambrosio Araque, Juan Gabriel Vivas, Arsenio Escalante y José Saturnino Peñaloza y otros vecinos más. De los nombrados los únicos que existen son el Maestro Antonio Bernabé Vivas, Arístides Moreno, José Isaías Vivas, Ramón Méndez Méndez, José de los Ángeles Guerrero, Arsenio Escalante, Francisco García y José Saturnino Peñaloza, quién según la Partida de Nacimiento, que fue la primera que asentara el Presbítero Doctor José de Jesús Carrero día trece de febrero del año de 1865, como Cura de Queniquea, cuenta 65 años cumplidos, y es el menor de los nombrados.

Nombraron Junta de Iglesia que la presidió Lúcas Zambrano, oriundo de La Grita, siendo el Jefe Civil del a Aldea San José de Bolívar el Coronel Concepción Araque.

Trazáronse la Iglesia – en el lugar de la antigua – como lo ordenó el Padre Contreras de la cual habían vestigios, encontrándose la humbralada de la puerta principal, que estaba al occidente, ya deshecha pero comprendiéndose que era de Cedro, Casa Cural, Cárcel, Cementerio, Plaza y calles, dación que hizo de los terrenos que se compraran para tal fin al señor José Jesús Vivas García, quién ayudó además en todos los trabajos de estas obras, con cuanto pudo.

Que diferencia entre la generosidad de este humilde hombre que no teniendo de latitud sino poco más de ciento veinticinco (125) metros de terrero, cedió lo necesario para las obras dichas, siendo ya caras las tierras, mientras un mezquino avariento Doctor Antonio Bernabé Noguera que poseyó, por aquel tiempo todos los terrenos de Ríobobo y Páramo de su jurisdicción que compró por sesenta pesos (bolívares doscientos cuarenta) al Cabildo de La Grita, según documento del día diez de enero de mil setecientos noventa y cuatro. Este Cabildo lo componían Juan José Mora y José Salvador Ramírez como Alcaldes ordinarios por S. M. (16), y Vicente Cárdenas Sindico Procurador General, para ayuda del saldo de los quinientos pesos “de la Contrata celebrada por este Ilustre Cabildo con el señor Don Diego de Baños y Soto Mayor del Concejo de su Majestad, visitador que lo fue el año cincuenta y siete del siglo pasado…”, con más sesenta pesos por costos causados.

El expresado señor Noguera ya, cuando fueron suyos los terrenos, no quiso más Iglesia, no quiso donar; no quiso vender para formar Pueblo, permitiendo que, por su culpa, la Iglesia se acabara, la cual había sido fundada en terreno del Rey (17), lo que dio lugar a edificar la primera Capilla de Queniquea, donde hoy se encuentra la Capilla Centenario, que se hizo por el Presbítero Bachiller Rafael Mora (18), quién en 25 de septiembre de 1893 le fue conferida la orden del Presbiterado por el Ilustrísimo y Rumo Señor Obispo Doctor Antonio María Duran.

Le siguieron, pues los trabajos de nuestra Iglesia, luego los de las paredes del Cementerio ocupando dos tapiales más tarde los de la Cárcel y, por último los de la Casa Cural. Los trabajos de esta Casa los ordenó el Padre Ezequiel Moreno hacia e laño 1889, que se encontraba en este lugar pasando una temporada.

La Iglesia ha sido reedificada encontrándose hoy por bendecir parte de ella y la Torre, que fue hecha recientemente por el Maestro José del Carmen Bielma, habiendo sido bendecida la primera que se hizo a principio de 1884 por el Presbítero Doctor Jesús María Jáuregui siendo Cura y Vicario de La Grita, a quién apuro los días de su existencia el General Cipriano Castro: ya por la prisión ora por el destierro. Murió en Roma este benefactor.

En la excavación para los trabajos de la Iglesia se encontró mucha osamenta humana, y vestigios de un dios de poca importancia.

Los vecinos trabajaron con demasiada actividad y constancia, personalmente, pero sobresalieron los maestros y oficiales: José Gregorio Pulido – este dio las campanas que tienen su nombre – Antonio Bernabé Vivas, Felix Peñaloza, Juan Epifanio Pulido, Cornelio Carrero, Juan Bautista Chacón, Toribio Zambrano, Leonardo Chacón y José Saturnino Peñaloza. Este principio a trabajar en la segunda semana de tapiada por no haber convenido el Jefe de Aldea que siguiera en la primera, con el oficio de preparar tierra. En la siguiente semana ya fue pisonero y pronto ya dirigía el tapial. Siendo uno de los Maestros de las paredes del Cementerio. También fue oficial en los trabajos de carpintería y de mampostería (19), en estos últimos bajo la dirección del Maestro Luis Barrios (merideño) en el frontis de la Iglesia y hechura de la bóveda que cubrió los restos de Don Ramón de Jesús Pulido (20), y otros trabajos más.


El maestro Esteban Rangel (Tovareño) hizo la portada de la puerta falsa; y el italiano Miguel Francesconi – quién fue casado con una mujer de este lugar y dejado regular número de familia (21)– hizo el Altar Mayor de mampostería, el cual también pinto (22).

Don Felipe Noguera de este lugar, que para aquel tiempo de los trabajos dichos, era domiciliado en el Municipio Sucre, también cooperó con su trabajo a la Obra, siendo hoy uno de los que con su valiosa ayuda monetaria a contribuido a la reedificación del nuevo Templo y costo de la Torre; habiendo su hijo Doctor Teofilo Noguera regalado el mosaico para el pavimento. Este cuenta treinta y cinco años y es natural de San José de Bolívar.

Hubo un señor de Queniquea, Don Alejo Zambrano (23), que también contribuyo con una dadiva regular, en efectivo, para ayuda del Templo primero.

Para el día de la bendición de esta Iglesia ya estaban habitadas las casas de Don Ramón de Jesús Pulido, quién murió sin terminar su casa y apenas entejada la Iglesia, la cuál tuvo por techos madera muy bien labrada, y la casa del señor Jesús Vivas García y ya tapiada la de Don Eufrasio Pulido.

El poblado se compone de unas 50 casas entre ellas la sala del gobierno que fue costeada con dinero que mando entregar el General Castro, encontrándose en esta el plantel de la Escuela Numero 54. Estando funcionando en otros planteles las Escuelas números 69 y la Mixta 94.

El mejor de los preceptores de Escuela que ha habido es el Bachiller Cosmé Damián Mansilla, hoy Jefe Civil del Distrito Jáuregui y el peor de todos ellos fue Francisco Ramírez (24) que vino nombrado por el Doctor Rodríguez Pérez como Inspector de Escuelas del Táchira, y como no sirvió lo puso en el camino, días después, vía de Pueblo Hondo donde fue nacido a que predique” le dijo.

Hoy el Preceptor es un señor de nombre Manuel Antonio Maldonado de la Ciudad de San Cristóbal, competente y correcto.

Nos hace falta Cura propio.

San José de Bolívar fue elevado a la categoría de Municipio por trabajo espontáneo hecho por los señores Poeta Bachiller Eliseo Mansilla y Don Ramón Pino, el primero natural de La Grita, Pino de Mérida.

El primer Jefe Civil fue Don Marco Aurelio Chaparro, - que firmo la primera Partida de Nacimiento día 27 de enero de 1902 – padre del joven Ramón Olinto Chaparro que hace más de dos años ha venido desempeñando las funciones de la Jefatura Civil, en reemplazo del Coronel Fidel Gutiérrez, reemplazándole a él por renuncia admitida, para seguir viaje a Caracas, su cuñado Francisco Zambrano de hoy a pasado mañana.

El primer Juez fue el señor Juan Santiago Araque que nombro de Secretario al señor J. Luis Romero, natural de la Ciudad de San Luis del Estado Falcón.

Hoy en este Municipio Administración quincenal de Correo creada por el señor General Juan Vicente Gómez, que desde el primer día la ha desempeñado el señor Pedro José Contreras.

De hombres notables aparece un tresillo Noguera Gregorio que fue General y llegó a hacer Gobernador de la Sección Táchira siendo el Doctor Carlos Rangel Garbiras Presidente del Estado Los Andes, hacia el año 1888; Felipe como capitalista y Doctor Teofilo, descendientes del Doctor Antonio Bernabé Noguera, que lo tildaban nuestros antecesores de haber venido a Venezuela expatriado de España. Carmen Peñaloza, guerreó a las órdenes del General Capo y fue a Caracas en Campaña llevando como asistente a Concepción Araque. Hay algunos que han figurado como Coroneles como Evaristo Peñaloza y Concepción Araque en épocas pasadas y en la actual administración Pío León Méndez, Francisco Chaparro U. y Neptalí Méndez. El Municipio Sucre ha dado hombres notables como al Presbítero Vicente Contreras que allí murió, Presbítero Doctor José de Jesús Carrero, quién fue Provisor de la Diócesis de Mérida que allí murió, Doctor Víctor Manuel Ramírez que también falleció en Mérida, Doctores Diógenes y Santiago Escalante hermanos, Doctor Víctor Zambrano Roa, Bachiller Eloy Contreras muerto en Mérida, Bachiller José de la Cruz Sánchez Ch., Pedro Rafael Benedetti, José León Escalante, Generales Eleazar López Contreras, José del a Cruz Sánchez y Ángel María Salcedo, Coroneles Eliseo Carrero, Domingo Benedetti, Agustín Roa Uzcategui (25), Onofre Sánchez, Julián Mora, Gaspar Carrero y José Juan Roa E. Los Generales Sálvano y Pablo Briceño y Bachiller Amadeo Briceño se cree sean sucrenses.

Dr. Diógenes Escalante

La Oficina Telegráfica del Municipio Sucre fue inaugurada el 1 de abril de 1911; y el primer Operario fue Carlos E. Delgado de Maracaibo.

También hay teléfono, y pronto habrá luz eléctrica, en este lugar, según nos han informado.

San José de Bolívar 13 de mayo de 1931.

José Saturnino Peñaloza (26).



La Efigie de San José la modeló, en madera de Cedro, el afamado Escultor grítense Atanasio Cárdenas (27), quién vivía a tres kilómetros de este lugar y era muy adicto a esta gente; Las Campanas que llevan el nombre de José Gregorio Pulido (28) - y el esquilón las hizo el fundidor seboruquense Buenaventura Arias, el Cáliz, las Vinajeras, y el Incensario los hizo Don Teodosio Guerrero, padre de los doctores Emilio Constantino y José Gilberto Guerrero.

Recientemente una señora de San Cristóbal regalo a la Iglesia de San José de Bolívar una lámpara que diz perteneció al servicio del Libertador y de ella se sirvieron para iluminar el Panteón en la Solemne Ceremonia religiosa dedicada al Gran Hombre, en el primer Centenario de su muerte. Alguien ha ofrecido dar informes auténticos del a historia de esta Joya. El Director del periódico La Montaña, en su número 3/2 del 2 de enero de este año, le dio cabida al artículo que habla sobre el particular.

La demostración del Municipio San José de Bolívar abarca además – de los terrenos del Doctor Noguera como se dijo antes – una pequeñísima parte de los que hubo por compra hecha Don Ramón García, Alcalde de los barrios Omuquena por cuarenta pesos (bolívares ciento sesenta) al mismo Cabildo de La Grita para ayuda a solventar la deuda de los quinientos sesenta patacones del Rey, como atrás se dijo hablando de la compra del Doctor Noguera, parte de otro globo de terreno de los que pertenecieron a Francisco Zambrano y Leandro Peñaloza, los que compraron hace más de 74 años.

En los montes de este Municipio se encuentra como maderas buenas para construcción: Cedro, Caracolí, Pedralejo, Armellano, Curo, Mují, Amarillo de Peña, Canelo, Saisai, Mansanillo, Uveto – hoja de café, Cucharo, Forastero, Palmito, Huesito, Anacao, Pino, Anime, Granado yo tras más.

Dista la cabecera de este Municipio del pueblo del Municipio Sucre 5 kilómetros.

El Municipio Cárdenas (La Fundación) que se encuentra a la margen izquierda del río Uribante, tiene de descubierta unos sesenta años por Isidro Márquez y sus hijos Joaquín y Ángel María Márquez, Domingo Molina, Zacarías y José Antonio Uzcategui a quienes con excepción del primero, conoció el que esto escribe: Molina campañó una vez como Oficial con los Rioboberos; Zacarías fue médico empírico y como tal le favoreció de la muerte a un miembro de la familia del mismo que esto deja escrito. Este médico tenía carate azul en el cuerpo.

Se decía que los nombrados habían sufrido mucho en los primeros tiempos de su residencia selvática tenían que atravesar muchas montañas con maleta a la espalda para llevar provisiones a sus cabañas; pero en cambio, como es de suponerlo también tendrían horas de satisfacción… Había mucha cacería de variedad de aves y diversos cuadrúpedos y la agricultura muy productiva. También habían fieras terribles: Tigre, Pantera, Onza, Lobos, Osos (de los negros) y otros más.

También encontraron mapas en algunas piedras de culebras de tigre y de lobo.

En estos puntos se encuentra toda clase de serpientes desde la robusta Boa, que no es venenosa, hasta la diminuta rabo-amarillo, que aunque de poco tamaño es de un veneno cerbero.

Estos descubridores encontraron escombros o vestigios indígenas, pero no se llego a saber lo que habían encontrado.

El sacerdote que celebró la primera misa en la Iglesia del Municipio Cárdenas fue Teófilo Morales, siendo cura de Pregonero; el primer Jefe Civil Ángel María Márquez, quien tuvo de Secretario al colombiano Saturnino Blanco, y el primer Juez Joaquín Rivas y Secretario de éste Fabricio Uzcategui, ambos trujillanos. El primero vino con su padre señor Eloy Rivas y su hermano Luis, habiéndoles sido adversa la suerte… Joaquín murió ahogado en el río Uribante, la mula en que andabas alió pero él por más que lo buscaron nadadores interesados no lo hallaron, y a Luis que lo hirió una bomba que botara el agua, sufrió un tiempo las consecuencias, luego se fue a Maracaibo a mandarse a operar y allí murió.

Calculan del pueblo de Cárdenas a Pregonero dista 55 Kilómetros, igual a Santo Domingo (55 Km) y al río Uribante 1 kilómetro.

Los Terrenos de este Municipio son muy feraces: el producto de los cafetos, los cacaotales, los bananos, la cañamiel; el arroz y demás farinaceas es abundantísimo.

Hay ríos que son abundante sen pescado, caimanes, pez eléctrico, raya yo tros animales.

Por el punto cerca de donde llaman El Paramito el río Uribante es canalizable buscando la naciente de la quebrada llamada Funducionera y entonces junto con las aguas de este, se haría navegable El Doradas, prestando gran utilidad.

Maderas las hay de Caoba, Cedro, Estoraque, Cabima, Cascarillo, Alma negra y muchas otras.

La planta del Algodón fuera muy productible pero no la benefician en aquellos lugares.

Aseguran que hay minas, pero no se dice de que.

Es mucha la Agricultura, potreros y ganado vacuno que se encuentra del pie del a falda de El Viso (Los Medios a Santo Domingo, Se estuviera muy poblado si los primeros hombres que se posesionaron en Campo Alegre no se hubieran convertido en Bandidos que habiéndose hecho odiar por tal respecto por el Padre Gabriel Gómez que los ayudaba les retiro su protección, y no dejo pasar de La Florida la Efigie del Santo Patrón de aquel lugar, pues ya estaba hecha y pintada la Capilla pajiza de colocar esta imagen en la Colina de aquel punto que se encuentra al bajar la pendiente de El Viso. También había ya a un lado y otro del camino algunas casas también pajizas.

Los malhechores que nombraban como cabecillas eran Juan Mora, Simón Morales, Esteban y Andrés Méndez, cuñados de Morales; y las primeras víctimas, que estos asesinaron, fueron a Juan Morales que del punto indicado trajeron la mula de este ensillada y la tiraron al río Uribante para que se viniera para simular el crimen, diciendo que había sido ahogado, pues Morales no vivía en aquellas montañas y Raimundo Pérez que vivió al descender de la expresada Colina de Campo Alegre (En los medios) a la margen izquierda del a quebrada llamada Pulido. A este Pérez conocimos.

Se decía que el tal Morales se avezó (29) tanto al crimen que por comerle el fiambre (30) a un pasajero o por cualquier bagatela (31), le quitaba la vida. Todos esos perversos murieron sin haber sido castigados por la justicia. A este hombre, cuando ya quizás estaba fatigado por tantas fechorías le asesino un hijo un hombre, y preso el delincuente lo llevaban, pero antes de llegar al pueblo de Cárdenas, mando hacer alto a los conductores, ordenó lo soltaran y le notifico la libertad y todos regresaron. Que extravagancia. ¿Para hacer esto en que… pensaría aquél desalmado hombre?

En la Cuchilla Grande de La Pérez, Municipio Sucre en inmueble de su propiedad, costeó una Capilla de Paredes el Presbítero Bachiller Rafael Mora y colocó dentro de ella la Efigie de San Cayetano.

27 – 6 – 31

J. Saturnino Peñaloza.


REPUBLICA DE VENEZUELA.
ESTADO TÁCHIRA.
DISTRITO JÁUREGUI.
JUNTA COMUNAL DEL MUNICIPIO SAN JOSÉ DE BOLÍVAR.



NOTAS:
 
1.- El Manuscrito esta copiado textualmente del original, agregando sólo algunos nombres incompletos basados en el Libro Matriz de Bautizos del a Iglesia de Queniquea, se explicara dichos datos agregados para dar más veracidad al escrito.

2.- Pedro Juan Pulido Zambrano (* 29 de junio de 1860), hijo de Ramón de Jesús Pulido y María Narcisa Zambrano. Morirá el 06 de agosto de 1887 de fiebre en San José de Bolívar, tenía 28 años. Pertenece al partido Godo o Conservador.

3.- Francisco Antonio Méndez. Prefecto de Queniquea a finales de 1882. Era de pensamiento Liberal.

4.- Aparece como aldea de La Grita en 1835, en Lucas Castillo.

5.- Aparece Don Timoteo Escalante en los libros de la prefectura de Queniquea, como prefecto a finales de 1881 y luego a principios del año 1882 junto a Rafael Calderón. Así mismo se ejercería como secretario para finales de aquel año. Vuelve a ser prefecto en 1884.

6.- Aparece como prefecto de Queniquea en los años 1893 y 1910.

7.- Carlos del Carmen Roa, secretario del a prefectura del Municipio Sucre en 1881.

8.- Se agrega al Documento el nombre ya que solo se menciona apellido en este parágrafo. Libro V. Folio 25. Partida de Nacimiento. N°. 231. “En la Fundación de Nuestra Señora del Rosario de Queniquea a 25 de marzo de 1828. Yo, el Cura interino bautice solemnemente puse óleo y crisma a un niño de un mes de nacido a quien le nombre Ramón de Jesús. Hijo legitimo de Florentino Pulido y Casimira Ramírez. Fueron sus padrinos Ramón Gómez y Bonifacia Ramírez, todos eran vecinos y les advertí en obligaciones y parentesco espiritual. Doy fe. Presbítero: Pablo Antonio Morales.

9.- Para la fecha Don Ramón de Jesús Pulido contaba la edad de 54 años y sus hijos: José Gregorio (26 años), Juan Epifanio (23 años), José Domingo (21 años), Pedro Juan (22 años) que salió herido en la contienda, Juan Ciprian (19 años) y Fabián (17 años).

10.- José Saturnino Peñaloza, autor del manuscrito fue Prefecto en Queniquea en el año de 1901. Tenía 17 años cuando se dio el episodio relatado.

11.- No se refiere al Portachuelo de Simusica, sino un camino entre Río Bobo y Queniquea.

12.- La mayor parte de estas tierras eran de Don Miguel Franchescony. Para esta época el Coronel Manuel M. López, padre de López Contreras estaba escondido en la casa de Pío León Méndez en Caricuena.

13.- Se refiere al Valle donde se funda el poblado.

14.- Juan Bautista Araujo, de linaje conservador junto a sus hermanos Pedro y Eliseo Araujo. Juan Bautista Araujo fue el primer Presidente del gran Estado Los Andes. Pertenece a la Revolución azul o llamada de los Godos. Vease: Memorias de Manuel Antonio Pulido Méndez. Pág. 10.

15.- Tierras fértiles.

16.- En el Documento original, de las cuales hay copia en el Municipio y aparece publicado en el Libro Becerro en La Grita no aparece referencia a algún nombre con estas iniciales.

17.- En 1601 se mando a edificar una capilla en el Valle del Espíritu Santo por orden del Rey de España.

18.- No es Rafael Mora, de ser el nombre: José Casimiro de Mora, Cura que ayudo a edificar la primera Capilla en Queniquea.

19.- Obra hecha de piedras unidas con argamasa sin orden establecido.

20.- Esto verifica que el primer difunto del poblado llamado como San José de Bolívar, sería Don Ramón de Jesús Pulido, quién como se ha dicho fue quién impulso la fundación del pueblo, y que daría razón a nuestros estudios que Don Ramón de Jesús Pulido este enterrado en la Tumba Desconocida, que encaja con la arquitectura con la que fue realizada la primera iglesia.

21.- Casado con María Noguera. Sus hijos son: Pedro Antonio, Francisco, Rafael, María y Guadalupe Francesconi Noguera.

22.- Doña Ana Francisconi Roa señala que en su casa de habitación de Queniquea había un Cristo y una Santa Bárbara realizadas por su abuelo Miguel Francesconi, hoy en posesión des u hermana Josefa Francisconi Roa.

23.- Alejo Zambrano fue Prefecto de Queniquea en los años 1888, 1889 y en 1892.

24.- Maestro de la Escuela Numero 54 en el año 1928.

25.- Oriundo de el Combudo (San Pablo), e hijo de Agustín Roa y Devora Uzcategui.

26.- En este parágrafo se interrumpe las reminiscencias de Don Saturnino Peñaloza, luego siguen en otro Folio que se copiara por lo que interesa al lector riobobero.

27.- A este respecto señala Emilio Constantino Guerrero en su libro El Táchira físico, político e ilustrado – 1905. editado por la BATT en el año 2000, N° 173 lo siguiente: “Atanacio Cárdenas nació en San José de Bolívar, Municipio deL a Grita, y muy joven fue discípulo del reputado maestro Rafael Pino”. Pág. 301.

28.- Hijo de Don Ramón de Jesús Pulido, en 1895 fundara San Pablo. Señala Don Pedro Pulido Parra que este José Gregorio después de la fundación de San José de Bolívar compro unas tierras en el Combudo, al llegar tomo su escopeta y lanzo un disparo al aire, dándole por casualidad a un ave, esta cayo en un pozo de agua, al revisarle resulto ser un loro, por lo que Don José Gregorio Pulido decidió fundar un pueblo con el nombre de Pozoloro, luego le llamaría San Pablo.

29.- Del verbo Acostumbrar.

30.- Comida preparada para comerse fría.

31.- Cosa de poca sustancia y valor.

ANEXOS DEL DOCUMENTO FOTOCOPIA DEL ORIGINAL